martes, 18 de marzo de 2014

Veinticinco palabras.

 No se podía creer lo que estaba sucediendo. A través de sus ojos verdes, empezaron a asomar unas lágrimas de dolor y desconcierto. Durante dos maravillosos años lo había tenido todo, a ella, y en un segundo ya no tenía nada. Nicole se acababa de marchar, despidiéndose de él con una carta por temor a mirarle a los ojos y confundir sus sentimientos o, tal vez, por temor a confirmar lo que ya no existía. No sabía lo que era peor. Aquel papel no daba demasiadas explicaciones. Las letras ya estaban algo borrosas a causa de sus lágrimas, que caían veloces. Leía y releía las mismas palabras, una y otra vez:

 “Hay momentos en la vida en los que hay que tomar decisiones dificilísimas, Alex. Te sigo queriendo pero, lo siento, me marcho. Sé feliz, adiós”.

 “¿Cómo puedo ser feliz si tú te has ido? ¿Cómo puedes seguir queriéndome y marcharte sin más, sin importarte el sufrimiento que me dejas? No te entiendo, Nicole. ¿En qué momento me dejaste de querer, aunque sea un poco?”. Había tantas preguntas sin respuesta, que todo su alrededor empezó a darle vueltas. Se sentó en el suelo y descargó sus sentimientos rompiendo aquel papel, como si fuera el culpable. En verdad, sí lo era. No quería tener nada de ella pero, lo que inconscientemente le dejó, fue su letra irregular, escrita con prisas, y su perfume impregnando la silenciosa y solitaria habitación. Aquello era algo insoportable. En ese momento, el papel estaba destrozado, hecho añicos en el suelo, como su corazón. Lo pisoteó y saltó sobre él, como un niño pequeño cuando perdía su posesión más preciada.

 Lo dejó todo, a sus seres queridos y a su ciudad, por ella. Todo les iba de maravilla, incluso, le cumplió su sueño de mudarse juntos a Venecia. Lo dejó todo y ahora no tenía nada. Nicole no tuvo el detalle de añadir algo sobre aquellos meses que vivieron juntos, sin importar que fuese bueno o malo. Ya no sabía si aquellas miradas, caricias y besos fueron reales. Sólo se marchó, resumiendo dos años en veinticinco palabras. No podía volver a casa con su familia, así no. Debía superarlo y salir adelante él solo. Lo último que le apetecía escuchar era un “lo siento”, “quizás sea lo mejor para los dos” o “hay muchos peces en el mar”. En aquel momento, le parecía imposible que alguien se volviera a fijar en él. Se sentía roto, feo y así pensaba que le verían las demás chicas. Meses después, salió a caminar, se sentó en un banco con las manos en la cabeza y lloró de nuevo. Sin darse cuenta, una muchacha se acercó y se sentó a su lado. Alex, secándose las lágrimas, la miró y ella le sonrió. Tímidamente, la chica le puso una mano en el hombro, diciéndole “hola, ¿estás bien?”. Era una chica preciosa, joven, con los ojos más verdes y bonitos que jamás había visto.

 De pronto, se acordó que veinticinco palabras pueden terminar con una relación de dos años y, sin embargo, una historia inesperada, nueva y emocionante podía comenzar con tan sólo tres.  



14 comentarios:

  1. wuaaaa me encanto!!!!, muy bien. A veces así comienzan las mejores historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mil gracias Alma! Me ha alegrado mucho tu comentario porque, aunque sea corto, me ha transmitido mucho y sé que te ha gustado de verdad. Inconscientemente, con tu comentario, me has hecho pensar en crear otra historia, siendo esta la primera página. Ya lo averiguaremos. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Que bonito Alba! Realmente unas palabras dichas en según que momento pueden cambiarnos la vida, sea para bien o para mal :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Laura! Muy cierto :)
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. ¡Gracias a dios por ese inesperado final! Ya tenía la piel de gallina y trataba de contener la tristeza que me inundaba el corazón. ¡Genial relato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, Gema! La mezcla de sentimientos al leer un texto, es lo mejor de todo y más aún si ese final es feliz. Los finales inesperados son los que más bonitos.
      ¡Gracias y un saludo!

      Eliminar
  4. Emocionadísima al leer tu historia.Comparto con mucho gusto!Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer que te haya gustado, Paula. ¡Muchísimas gracias, de nuevo!
      Otro para ti :D

      Eliminar
  5. Muy hermoso Alba te felicito, saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias Yesenia!
      Un saludo :D

      Eliminar